Un sin sentido que nace de lo que se siente

Un día una se sorprende a si misma frente al espejo, con un rostro distinto, los mismos rasgos, pero algo es distinto, quizá es la edad que comienza a reclamar su terreno, pero ese cambio de rostro tiene que ver con todo lo que conlleva ser distinta de hace unos años a el día de hoy…

De pronto una se sorprende a darse cuenta que poco le importa seguir de lado, seguir de frente, no detenerse más…una deja de buscar razones o explicaciones, tan solo acepta los hechos y pa delante, así sin más ni más…

Se deja de justificar lo propio y lo ajeno, se comienza a concretizar en acciones, hechos, omisiones…las cosas dejan de suceder porque así deben de ser, y comienzas a pasar porque así se decidió que fuera…el actuar o no, el aceptar o rechazar, el querer o dejar de desear, avanzar o estancarse, caminar o sentarse, cambiar de ruta o seguir el camino trazado, todo está vinculado de manera directa o indirecta a una decisión, misma que puede o no estar racionalizada, pensada, analizada, pasa por alto, sin meditar, irracional, pero siempre una decisión…

Es por eso, que una se sorprende frente al espejo tan distinta, tan diferentes, reflexionando lo que ya no está dispuesta a tolerar de nadie, una se descubre más tajante, con más límites, con más entereza, con más convicción racional y menos apasionamiento, una comienza a conocerse más, desde el interior, desde el cuerpo mismo, ya sabe que comer y que no comer, ya no es suficiente saber qué tipo de vestido le queda a una bien, una se sorprende así misma al observarse toda distinta, harta de la hipocresía, la falsedad, de la lentitud y el miedo a vivir, harta de las personas que sólo tratan de ver su conveniencia, harta del tráfico, de una ciudad donde el peatón debe cuidarse de todo y de todos, donde debe cederse el paso a los autos, las motos, las bicicletas y después siempre al último una…harta de tantas injusticias sociales sustentadas en el abuso de poder, en la miseria del ser humano…y una se descubre tan ansiosa de un cambio de vida, a una más apacible, más sencilla, más campestre…hasta que una se descubre frente al ordenador, vertiendo todo el sin sentido que los dedos son capaces de teclear, y así se escribe la catarsis de este día, sin motivo alguno, sin intensión final, tan sólo porque la mente no se detiene, y las manos ansían escribir todo lo que pasa por la mente, aun cuando este revuelto…así se sorprende una reflexionando sobre todo y sobre nada…observando el reloj, pidiendo que sea la hora de marchar a casa para poder recostar y cerrar los ojos y tan sólo respirar…

Anuncios

Acerca de WendyPacheco

Pienso en "blog" alto, reflexiono sobre lo vivido, aunque no sea sobre lo propio, ni vivido por la propia, pero lo vivido sí se apropia! Así que a pensar en "blog" alto dejando fluir los pensamientos que se transforman en líneas, aunque no siempre rectas, paralelas, bien trazadas, la mayoría de las veces líneas llenas de espacios, suspiros, sueños y pocos trazos
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s